3 Estrategias para acercarte a tus estudiantes apáticos

3 Estrategias para acercarte a tus estudiantes apáticos

¿Tienes estudiantes que casi nunca participan? Estos estudiantes asisten a todas las clases. Están ahí físicamente, pero ¿están presentes?

A veces, como educadores, vemos a estos estudiantes y les permitimos el status quo. Entran en la habitación y están callados, y hacen su trabajo. ¿Por qué debería «molestarlos»? Nunca participan y se consideran apáticos, así que ¿por qué intentarlo?

¿Por qué no intentarlo? Los educadores tienen la increíble oportunidad de desarrollar relaciones positivas, alentadoras y profesionales con estos mismos estudiantes.

Esta publicación describirá las estrategias que utilizo para establecer conexiones con estudiantes que muestren apatía. A menudo, el estudiante no es inalcanzable, solo hay que acceder a su fuente de energía.

3 Estrategias para acercarte a tus estudiantes apáticos

Estrategia 1: Energía

Creo firmemente que el nivel de energía de un individuo juega un papel en cómo responde a las cosas. Si un estudiante no siente una conexión contigo, es más probable que se aleje de cualquier salón de clases o interacción personal.

Tu entusiasmo por el tema influye en cómo y qué aprenden los estudiantes. La energía utilizada para celebrar sus logros y su respuesta juega un papel importante. Una estrategia sería cómo ingresas a la clase, tus interacciones con la clase y, lo más importante, cómo controlas el aula. La energía es contagiosa, así que lleva la energía que deseas que los estudiantes exhiban también.

Estrategia dos: Alivianar el miedo

No me refiero al miedo a las personas, sino al miedo al desafío o al entorno. Una forma de ayudar a aliviar ese miedo es creando y cultivando un entorno de aprendizaje seguro para los estudiantes.

Si el estudiante se siente cómodo, animado y visto, se abrirá, de forma lenta pero segura. Este entorno de aprendizaje debe mostrar compasión y comprensión a todos. Este estudiante en particular está observando cómo respondes a sus compañeros para determinar si quieren ser vulnerables en la situación.

Debemos crear un espacio para la vulnerabilidad de maestros y estudiantes, sin dejar de dominar el aula. Una estrategia sería aprender el nombre de los estudiantes. Hacer esto demuestra que estás interesado y que valoras y respetas quiénes son. ¡Este simple gesto significa mucho! Alivia algunos de sus miedos porque se sienten incluidos en la clase.

Estrategia tres: Comunicación

No podemos tener miedo de hablar con nuestros estudiantes. Debemos conocer sus gustos y disgustos; incluso un poco de información básica ayudará. Debemos crear interacciones intencionadas entre maestro / alumno y alumno / alumno, sin dejar de notar el clima del aula. Debemos sentirnos cómodos presionando a nuestros estudiantes mientras mostramos preocupación y compasión.

Muchos factores contribuyen a que un estudiante sea apático y, aunque lo intentamos, como educadores, no podremos llegar a todos los estudiantes. Nuestro objetivo es determinar por qué, cómo podemos despertar un interés de algún tipo, qué necesitan de nosotros y qué podemos hacer. Debemos enseñar la clave de la vida, y eso significa que debemos enseñar con el corazón.

Tú puedes ser la razón por la que los estudiantes decidan permanecer en la escuela y graduarse. Quiero que todos los estudiantes encuentren una nueva vida en mi salón de clases y vean por qué el aprendizaje es importante y divertido y, lo más importante, ¡que me importa!

¿Buscas más consejos para llegar a estudiantes difíciles de alcanzar? Súscribete a nuestro Blog y conoce más tips para mejorar la experiencia de aprendizaje de tus estudiantes.

Este artículo fue escrito por Anitre Bell y fue posteado originalmente aquí. El artículo fue traducido al español por Cengage Latinoamérica.

Anitre Bell enseña Habilidades de Estudio en el Community College en Beaver County.