Cómo cambiaron las prácticas profesionales y las relaciones empresariales con la pandemia

La covid-19 ha impactado enormemente en la educación superior, y las prácticas en empresas no han sido la excepción. Como contador público en activo y profesor, he tenido la oportunidad de presenciar este impacto, tanto desde la perspectiva del empleador como del profesor. ¿De qué forma han cambiado los esquemas de pasantías para alumnos y empresas durante la pandemia?

Prácticas profesionales durante la pandemia

Con la irrupción de la covid-19, muchas prácticas profesionales fueron canceladas o aplazadas. Hubo alumnos que incluso tuvieron problemas para que las empresas les respondieran cuando solicitaban sus prácticas. El lado positivo fue que aprendimos a adaptarnos y abrir nuevas puertas.

 

En algunos casos, las pasantías se confirmaron justo antes de la pandemia, permitiendo a los alumnos realizar tareas de forma remota en Zoom u otras plataformas. Los alumnos pudieron reunirse con sus mentores a través de estas plataformas para aprender sobre el trabajo y la empresa. Hay que agradecer a los empleadores que se tomaron el tiempo de trabajar con los becarios a pesar de estar ocupados haciendo que sus empleados fueran lo más eficientes posible.

Como ocurre ante otros retos, se dipusieron algunos métodos y procesos nuevos con el fin de proporcionar una experiencia más sólida en el futuro. Tuve una estudiante que pudo trabajar para una empresa de la Costa Este mientras vivía en el Medio Oeste. Después de investigar un poco, encontró una empresa digital que había abierto un foro en línea para reemplazar posiciones presenciales en el sector del entretenimiento musical. Su interés era la promoción de conciertos y el cuidado de la salud mental de los artistas. Pudo colaborar en las redes sociales de promoción y ayudar a facilitar los foros en línea tanto para los asistentes como para los artistas. No solo ganó experiencia en su campo de elección, sino que lo hizo de forma innovadora.

 

Prácticas profesionales después de la pandemia

 

Este tipo de escenarios me abrieron los ojos a las opciones que las prácticas en línea pueden ofrecer en un mundo pospandémico. En lugar de acceder a pasantías, por ejemplo, en la radio del campus del distrito, ahora se tiene acceso a pasantías a nivel nacional, y, tal vez, a nivel internacional. Este cambio significa que las prácticas profesionales en el futuro pueden tener un aspecto completamente nuevo, liberando a los alumnos de las limitaciones geográficas. Si bien es probable que con el tiempo hubiéramos descubierto esta posibilidad, la pandemia ha acelerado el proceso.

 

Relaciones empresariales durante la pandemia

 

Como profesor de emprendimiento y asesor de la competencia Elevating Entrepreneurs (piensa en «Shark Tank») y Phi Beta Lambda (PBL -organización empresarial estudiantil), me di cuenta de que la pandemia causaría problemas importantes a menos de que nos adaptáramos rápidamente. Invité a empresas locales (en nuestro distrito de colegios comunitarios) a ser oradores para mi clase y para nuestras reuniones mensuales de alumnos de PBL.

 

Mi prioridad era que no nos perdiéramos ninguna reunión mensual de PBL. Nos sorprendió gratamente que los oradores invitados estaban dispuestos a reunirse a través de Zoom, un cambio que aumentó sustancialmente la asistencia de los alumnos. En el pasado, teníamos las reuniones un martes por la tarde, generalmente a las 4:00 o 4:30 p.m., cuando había pocas clases programadas. Sin embargo, durante la pandemia, cambiamos al formato «lunch & learn» en Zoom, de 12:00 a 1:00 p.m., y fue asombroso ver el fuerte incremento en la participación de alumnos.

Cuando llegó el coronavirus, a mediados de marzo de 2020, usé podcasts de emprendedores de Enterpreneur.com en lugar de oradores invitados, hasta que pude establecer un esquema remoto con las empresas. Los podcasts fueron bien recibidos, pero sabía que nada podría reemplazar la interacción en vivo con los empresarios. Pudimos establecer un horario de Zoom durante la clase y las empresas con las que me comuniqué estaban dispuestas a trabajar con nosotros. Fue muy bien, incluso tuvimos un participante que fue convocado a una de las sedes de su empresa en Mississippi el día antes de nuestra reunión, y aún así se reunió con nosotros desde su hotel mientras estaba de viaje.

Nuestro primer Elevating Entrepreneurs estaba planeado para finales de abril de 2020. Cuando golpeó la pandemia, necesitábamos encontrar la manera de organizar la competencia de forma no presencial. Nos pusimos en contacto con nuestros socios empresariales locales, que iban a ser los jueces, y reinventamos el formato para que fuera una competencia de Zoom. Los alumnos enviaron su estudio de viabilidad, plan de negocios y plan financiero a nuestro sistema de gestión de aprendizaje Canvas y les dimos a los jueces acceso a los documentos. Luego, los alumnos se reunieron con los jueces en Zoom para una sesión de preguntas y respuestas mientras la universidad en general y el público observaban desde la audiencia virtual. Superó todas mis expectativas.

En 2021, nuevamente organizamos el evento en Zoom, aprendiendo de nuestro primer evento y ajustando algunas cosas para que fuera un éxito aún mayor. El tercer evento anual, en 2022, esperamos sea en la universidad.

 

Relaciones empresariales después de una pandemia

Así como aprendimos nuevos procesos e ideas para las prácticas profesionales, lo mismo ocurrirá con las relaciones empresariales. Gracias a la flexibilidad que ofrece Zoom, tenemos mayor margen para atraer emprendedores como oradores invitados. Hemos decidido, en un futuro próximo, mantener las reuniones de PBL como un «lunch & learn» virtual. Los alumnos nos han dicho que pueden conectarse y aprender incluso si están en el trabajo. Esto era algo impensable antes de la pandemia. Asimismo,  los jueces de Elevating Entrepreneurs han decidido que les gusta tener la flexibilidad de obtener información previa al evento a través de Canvas.

 

Consideraciones futuras

Finalmente, hemos aprendido mucho sobre nuestros cursos y eventos, algo que quizás no hubiéramos aprendido si no fuera por la pandemia. Esto nos permite pensar fuera de la caja para futuras clases y eventos. Confío en que la impartición en el aula ya no se limitará a los cursos en línea comenzará a encontrar su camino en nuestras clases presenciales y eventos universitarios.

 

Paul Kelson is a CPA, MSA and Assistant Professor of Accounting

 Este artículo fue traducido al español por Cengage Latinoamérica, la entrada original se encuentra aquí.